¡Ruido de campanas!

Antaño en los pueblos, si existían eventos importantes, se podía escuchar el tañir incesante de las campanas, rasgando el infinito cielo. ¡Talan! ¡Talan! ¡Talán!... La gente se asomaba a las balcones y ventanas, a ver que sucedía. Pudiera ser, incluso, que les sobresaltasen las alegres y sonoras tracas y los cohetes.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑